Cinco años

Justo cinco años, el próximo 9 de agosto, que los mercados se hundieron y que los Bancos Centrales tuvieron que intervenir para evitar el colapso del sistema financiero. El tiempo ha dejado infinidad de análisis sobre las causas de una crisis sin parangón desde aquella ocurrida en 1929. Conocidas las razones donde se gestó ese monstruo, las hipotecas basura en EEUU, queda ahora por analizar las consecuencias en el resto del mundo, los cambios en el paisaje económico y social. Una crisis que se ha llevado por delante un modelo de crecimiento expansionista que en algunos paises europeos, como España, ha supuesto el fin de un sueño en el que estábamos inmersos. Cinco años después las carencias han llegado a tal extremo que estamos a un suspiro de seguir los pasos de Grecia, Irlanda y Portugal ya rescatados y cuyas economías han quedado bajo la tutela de la Comisión europea y del Banco Central Europeo, los indicados para imponer el programa de rigor que el gobierno de Rajoy intenta evitar a toda costa. Los acontecimientos de los últimos días dejan poco espacio para mantener la duda a estas alturas. El mismo presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que afirmaba hace una semana que “ haría todo lo necesario para preservar el euro”, se mostraba ayer más cauto dando un paso atrás y dejando claro que sólo intervendrá cuando lo pidan los paises más necesitados. A buen entendedor… Ahora la cuestión es leer entre líneas las declaraciones del presidente Mariano Rajoy aunque de sus palabras de hace una semana a las de hoy va un trecho muy grande; lo que ayer era un no rotundo – sobre la posibilidad de un rescate– hoy es “ quiero saber en qué consiste”.
Todo parece estar listo en Bruselas, aunque queda dirimir la cantidad que España podría pedir. La agencia de noticias anglosajona Reuters, que gusta de hurgar en la herida del euro, salía a escena la pasada semana aireando un supuesto plan de rescate global de 300 mil millones de euros, cifra de la que hasta entonces sólo se había hablado en Berlín. Sería Alemania quien podría prestar ese dinero a 18 meses y a un tipo de interés del 7%. De confirmarse, un pelotazo, vaya.

Los mecanismos para el rescate son otros. Descartada la intervención directa del BCE en el mercado de deuda porque significaría financiar los Estados, algo prohibido en los Tratados de la UE, queda el recurso al FESF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera) y al futuro MES (Mecanismo Europeo de Estabilidad). El dinero está ahí, sólo queda que España llame a la puerta y acepte las condiciones que desde ese momento se decidan en Bruselas y Frankfurt. Sería entonces y solamente entonces cuando la máxima autoridad monetaria acudiría en nuestra ayuda, permitiéndose “entrar” en nuestras casas hasta el fondo del salón. es decir tutelarían las cuentas del Estado y sugerirían todos aquellos recortes adicionales que fueran necesarios para cumplir con el objetivo de déficit. El gobierno de Rajoy parece haber adelantado ya una parte de los mismos en su plan bienal enviado a la Comisión europea, concretamente en sanidad y educación por valor de 3.750 millones adicionales. ¡Vaya  semanita! y encima se nos cae la bandera en Colón y el monarca se estampa ante los militares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s