Reglas de juego

Ahora que estamos en plena vorágine de noticias sobre los déficits excesivos de las cuentas públicas de varios socios del euro, que están llevando uno tras otro a los paises del sur, pasito a pasito al rescate, no resulta nada difícil saber quienes han sido aquellos socios de la moneda común que más veces han violado las reglas adoptadas hace ahora diez años sin que por ello se hayan visto abocados a parecida situación. Volvamos, por ejemplo, a noviembre de 2003 cuando los ministros de finanzas de la Unión Europea acordaron dejar en suspenso el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) –el marco legal para mantener saneadas las finanzas públicas de los paises de la zona euro– tras conocerse que Francia y Alemania habían superado los límites de déficit del 3% del PIB establecidos en el mismo. Una regla de oro, junto al máximo de 60% de deuda pública, a la que se habían sometido escrupulosamente hasta entonces todos los socios de la moneda común. La situación dio un vuelco inusitado tras conocerse que a las dos grandes economías de la UE no se les abriría un expediente sancionador, tal y como estaba establecido y como habían pedido cuatro paises entre ellos España y el propio responsable de asuntos económicos de la Comisión Europea entonces, el socialista Pedro Solbes, que amenazó con llevar el caso a los tribunales comunitarios. Tampoco al Banco Central Europeo le gustó lo que se avecinaba. No sólo no hubo sanción para Berlín y Paris sino que además dejaron en suspensión el Pacto hasta encontrar la fórmula que diera cabida a tamaño despecho con la introducción de nuevos parámetros que acabarían envenenando aquellas economías con mayor tendencia inflacionista. A José María Aznar, presidente de gobierno de la época, no le gustó que hubiera en el club del euro socios de primera y de segunda clase pero acabó aceptándolo al entender que de ese melón abierto cualquiera se podía beneficiar. Se flexibilizaron los criterios, se violaron los límites establecidos y a partir de entonces fue como pasar de comer todos menú a disponer de una carta al gusto de cada uno. Un acto que debilitó la credibilidad en la moneda única cuyas heridas ha costado restañar prácticamente diez años. De saltarse a la torera los criterios de déficits y de deuda, Alemania y Francia saben un poco amén del resto de socios del euro. Hasta un total de diecisiete veces los ha superado Berlín en esta última década por catorce veces París. Según lo publicado por la oficina de estadística europea (Eurostat) hasta finales de 2011 los socios del club del euro violaron 166 veces la regla de oro, esto es  decir una media de 15 veces por año. Concretamente el déficit máximo del 3% fue rebasado 77 veces y otras 89 el de deuda pública del 60%. Cifras desalentadoras que con  la entrada en escena de la crisis hizo saltar por los aires el mencionado Pacto.

Increíble descubrir de los datos de Eurostat que en este tiempo dos de cada tres paises que violaron la regla del déficit excesivo eran economías que no habían registrado ningún atisbo de recesión económica, lo que da una referencia de la solvencia moral de los líderes europeos actuales y su compromiso con el proyecto europeo. Así las cosas, en la cumbre europea del pasado mes de  diciembre de 2011, los Jefes de Estado y de gobierno de los 27 aprobaron un nuevo pacto presupuestario  con el fin de hacer respetar  las reglas de austeridad e imponiendo sanciones a aquellos paises con tendencia a mirar hacia otro lado. ¿Se respetarán esta vez o seguirá funcionando la misma regla del PEC?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s