Abajo las caretas

Vuelve el palo tras haber degustado a finales de la pasada semana un poco de zanahoria. La declaración de intenciones, una más, del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y su firme voluntad de hacer todo para salvar al euro había eliminado la tensión extrema que se cernía sobre economías como la española con su prima de riesgo a punto de estallar. Quizás era ésa la lucecita que estaba viendo al final del túnel el primer ministro italiano, Mario Monti, augurando estar cerca de la pesadilla que estamos viviendo los paises del sur de Europa y por extensión la zona euro. Pero la advertencia a la máxima autoridad monetaria no se ha hecho esperar. Sigue leyendo

Anuncios